Puede parecer que llevo desde aquella primera vez que abrí Tinder, allá por diciembre de 2016 (lamentable el tiempo que he perdido aquí, ni me lo digas), guardando imágenes como las que publico hoy. Pero no. No me ha costado nada, pasan solas. Pongamos que un señor de cada cinco en Tinder enseña su WC. El suyo o el de cualquiera.

Qué os pasa. ¿Acaso no veis que estáis en un baño? ¿No tenéis ojos para ver lo que ocurre alrededor de vuestras caras en esas fotos al espejo? ¿No creéis que es mejor hacerse una foto en vuestro coche, moto o avión? En este mundo superficial en que vivimos hay que estarse atento a todo lo que a uno le rodea. Hay que fijarse en el entorno, niñines, y si no es bueno, disimularlo. No podéis colarnos un váter como si no nos fuéramos a dar cuenta, joder.

EL EJEMPLAR WC

Del ingl. water-closet.

(toma, esa por si no sabías de dónde vienen las siglas WC)

Como es ingente la cantidad de personajes que se han esforzado todo lo posible en mostrar cuartos de baño, aquí os ofrezco una lista con todas las casuísticas que pueden darse y verse en Tinder Madrid:

Cuando pasas por un baño público pero no puedes evitar irte sin hacerte una foto

El baño público, ese gran amigo salvador. A veces limpio, a veces con caca por las paredes. A veces gratis, a veces hay que pagar por mear. En la sección de baños públicos también se incluyen las famosas letrinas que Manuela Carmena ha ido instalando una a una (ella sola) por todas las fiestas de Madrid y que huelen tan bien. Lo único malo de ellas es que no hay espejo, y sin espejo no hay una buena fotoTinder. Manuela, ponnos un espejito, anda.

WC 01
Antonio salió de clase de religión con una Biblia en la mano cuando le entraron ganas de hacerse una foto en un baño público. Antonio ese día estaba guapo. Por supuesto, Toñín, nunca desperdicies la oportunidad de hacerte una foto con el guapo subido.

Cuando te apoyas en la puerta para que no entre nadie mientras te haces una foto en el WC

Así es, hay veces que el lavabo está a la altura de la belleza de tu persona, y eso no se puede desperdiciar. Piensas “que nadie me vea hacerme una foto en el baño”, pero en realidad te da igual porque vas a acabar subiendo esa foto a Tinder, y esa foto acabará apareciendo en un blog de alguien.

WC 02
Si se acercaba más al espejo no salía su cuerpo en la foto, y eso sí que no. En Tinder se muestra uno de cabeza a rodillas. Y si no se busca nada serio (en principio), se dice en la primera frase.

Cuando te das cuenta de lo guapo que eres bajando al baño del bar donde estás de cañas con tus colegas, y te dan ganas de quedarte haciéndote fotos porque está limpio y huele bien

Y además en los meaderos masculinos tienen un dibujito para que apuntes mientras meas. Cuéntaselo a Tinder, querido. Danos más WC.

Marco se puso su camiseta de Hogwarts, y cuando bajó a mear la caña que se acababa de beber, se dio cuenta de que no se podía desperdiciar esa estampa. Y a Tinder que fue.

Cuando el baño es de corchopan pero aun así hay espejo y como vienes del gimnasio se te han hinchado tanto las venas que tienes que compartirlas

Roberto, te has equivocado, ese es el baño de los bebés. Mira el minimeadero, ¿ahí te cabe algo? Según dice tu camiseta, no.

Cuando tienes unos accesorios encima de tu váter que son tan prácticos que se merecen aparecer en Tinder

Cariños, si tenéis calzoncillos del Real Madrid y un botiquín de juguete encima del váter, gritadlo al mundo. No estáis solos.

Professor en gimnasio, tenías que ser. Así con dos eses.

Cuando te vas a la casa del pueblo que tiene un cuarto de baño con bañera en la que cuando eras pequeño te bañabas y parecía enorme, y ahora te da nostalgia sentarte en ella porque sabes que has crecido y que ya nada será igual

Desde aquí te animo también a superar ese mal trago. Y además, como este chico, te animo igualmente a compartirlo con nosotras. Que no pase un día en Tinder sin que vea un chico metido en una bañera.

Geles, cremas, un cubo, un tupper del revés, un estropajo, un mando, una lavadora, unas gafas, un mechero, una maquinilla, un canasto con pinzas, un albornoz. Y las paredes y las cortinas de la ducha con pececitos y figuritas. VIVA TODO.

Cuando intentas dar a tus fotos del baño un efecto que haga ovacionar a las féminas pero no es suficiente así que decides ponerte la camiseta por detrás del cuello, así como sobaquera, porque no hay tiempo que perder

Y no vayas a cerrar la tapa del váter, que se escapan las vitaminas.

Fundido a negro, bordes difuminados, papel higiénico borroso. Maestro de la fotografía. Mario, 28.

Cuando crees que una sola vez no eres suficiente así que es mejor que salgas de la ducha dos veces y nos lo enseñes en Tinder porque oye, no veas qué tatuajes tienes y qué chorros de hidromasaje tiene tu ducha

Ya habíamos tocado el tema váteres y meaderos, pero no el tema ducha. Y es que en Tinder se estila de todo, y desengañémonos, las duchas dan más caché que un simple váter. Sobre todo cuando estamos hablando de una con chorritos, no de las de siempre que hay que coger la alcachofa con la mano. De eso nada.

¿Al final te duchaste con pantalones, Coach?

Cuando como última instancia en Tinder aprovechas para hacer como que te quitas el cinturón porque eres un seductor pero la cesta de la ropa sucia la tienes en el baño y como te queda al lado pues ya te haces la foto ahí y luego echas los pantalones a lavar

Cómo voy a estar atenta a tu cinturón si estoy viendo que para sentarte a cagar te chocas con el bidé

Y ya está (por ahora). Porque no tiene sentido que os muestre más fotos de baños, ya que por lo general habéis visto más de uno. Solo quería que comprendierais mi pesar cada vez que entro en la app y tengo que ver estas cosas.

Para terminar, iba a meter algún enlace externo de algo que esté de moda, como Juego de Tronos, pero como no veo Juego de Tronos solo se me ocurre hablaros del grupo de whatsapp en el que estoy, que se llama “novios” y son todo parejas, y luego yo. En ese grupo solo hablan de Juego de Tronos, así que es el último grupo en el que tiene sentido que yo esté, pero ya me salí una vez y me volvieron a meter. Eso es todo lo que puedo decir de cosas que estén de moda esta semana, sin tener que mencionar al hijo de la Tomasa o el hilo de Manuel Bartual, que ya son historia.

Y para despedirme, os dejo con una sexy conversación que una amiga me ha hecho llegar. Así son los hombres como Iván:

Iván le dio un like a mi amiga pero porque en sus fotos de Instagram se encontró a otra que le gustó más. Aprovechando todos los recursos disponibles.
Obviamente no te va a dar su número, cateto. Enséñanos tu WC al menos.

4 Comentarios

  1. apenas estoy empezando a leer tu blog y la verdad unas risas te echas, sigue asi!(siempre puedes usar las fotos para buscar futuros decorados de baños )

  2. Os voy a contar mi experiencia.
    Resulta que en agosto del año pasado 2016, decidí bajarme la aplicación y fisgar que se cocía por ahí. Sólo dí 2 likes a los dos únicos chicos que me parecieron normales y guapillos y me salieron match.
    Empecé a hablar con uno de ellos de todo y nos dimos el número de teléfono. Sólo mandaba fotos de su cara con sus preciosos ojos azules y sonrisa blanqueada con apps de mejora de belleza que hay para móviles.
    Pasados unos días, decidí quedar con él. Todo fue bien pero evidentemente de la foto a en persona la cosa cambiaba. El chico no era feo pero no lo que parecía en las fotos. Las citas no fueron mal pero justo me fui de vacaciones así que el chico no paraba de escribirme (obsesionado) por saber qué éramos si pareja o qué. A mi vuelta de vacaciones, el chico me dijo para quedar diciéndome que no había olvidado a su ex novia y que quería ir poco a poco. Visto un poco su actitud…y el olfato que tengo para ciertas cosas me hice un perfil falso de tinder y le ví. Le dí a like y tachaaaaaaan MATCH empecé a hablar con él y mentira tras mentira me decía (sin saber que era yo la que se escondía detrás). Le pillé y se excusaba diciendo que le habían plagiado el perfil. Tras varios episodios, de darme cuenta que este chico no estaba bien de su cabeza, descubrí que:
    1. No había dejado a su novia con la que llevaba 10 años
    2. Quedaba y tal con mil y una chicas por tinder, facebook, etc.
    3. Tenía problemas con las drogas, concretamente la cocaína.
    4. Recibía llamadas de número privado cada dos por tres (ya que bloqueé su número de teléfono). Hubo un día que hasta 25 llamadas.
    Una historia que da mucho…para contar…algún día debería escribir un blog sobre esa experiencia.
    Y la última que tengo también es curiosa, no tan traumática quizás porque aprendí muchísimo de todo aquello…pero esa para más adelante jajaja.

    • Hola Elena, muchas gracias por compartir con nosotros tu intensa historia. Muy bueno lo de crearte un perfil falso. Lo mejor de Tinder es que se aprende mucho para la vida, cosa que nunca viene nada mal. Nos vemos por aquí, ¡saludos!

Deja un comentario