Queridos dos o tres hombres que me leéis, he sucumbido a vuestras necesidades de ligoteo y aquí llego con una clase muy instructiva. En ella aprenderéis a iniciar una buena conversación por Tinder que os lleve incluso, ¡incluso! a quedar con una chica real, de las que si levantas el brazo puedes hasta llegar a tocarla. Una chica con ojos, tetas, piel, pelo, músculos, huesos, articulaciones, células, mocos, heces.

No puedo aseguraros que esto funcione para todo el mundo, pero no pasa nada por intentarlo. Ya me contaréis luego.

Empezamos por el principio: tú, hombre heterosexual y deseoso de pillar cacho, abres Tinder como cualquier día. Pongamos que tienes unas fotos y/o descripción sugerente, y ¡FUAAA! ¡It’s a match! ¡Tú y Juani se gustan! ¿y ahora qué? piensas. Pues ahora, a hablar. Se te abre un mundo de posibilidades. Tinder te sugiere que hables con Juani, que seguramente te esté esperando y ella pase de hablarte porque las mujeres somos muy nuestras, nos han criado para esperar al hombre sin pronunciar una sola palabra y sin enseñar los dientes no vaya a ser que tengamos espinacas en las encías. Obviamente no vamos a hablar nosotras a un desconocido sin haber comprobado antes que es capaz de trepar por nuestras doradas trenzas. Lo que al año 2017 vendría a ser “qué pereza me da la vida, que me hable él”.

Así que, hombre patriarcal, te toca hablarme.

Lo que no debes hacer:

Si quieres que nuestra conversación dure más de dos frases, di algo interesante.

01
Aquí murió nuestra conversación

Jamás vas a conseguir quedar con una mujer si no eres capaz de avanzar más allá del “¿qué tal?“. Ya sabemos que estamos todos bien, es hora de proceder con novedades en el frente.

Mujer, si a pesar del “¿qué tal?” el chiquillo te ha parecido que se merece una oportunidad pero no sabes cómo alargar la conversación, porque en realidad tú tienes el mismo nivel discursivo que el hombre tras la pantalla de Tinder, te propongo hacer como yo: repite todo lo que dice él.

032.jpg
Para que no quede como una burla puedes probar a poner una admiración menos que él o un acento en el qué.

Así le cedes el turno y será él el que tenga que contestar al fatídico ¿qué tal?. También le tocará a él manifestar una pregunta nueva con la que poder juzgarle del todo y decidir si merece la pena seguir con esta tortura de diálogo.

Hombres del Tinder: haced mejores preguntas, por favor.

042
Aquí murió nuestra conversación Vol. II

Si te sigue aburriendo, prueba a ser un poquito más seca con él, acabando las palabras con puntos y sin alargar las últimas vocales. A ver si así se decide a preguntar algo novedoso. Si ves que no, vuelve al punto anterior: la imitación.

Eso sí, aconsejo no usar este recurso demasiado porque es posible que acabes siendo incapaz de abandonarlo y termines jugando contra ti misma a ver cuántas veces eres capaz de repetir el mismo patrón sin que el oponente abandone:

05.jpg
Andrés acabó por pasar de mí cuando descubrió que no era capaz de salir del yonoytú

Otra de las cosas que no debes hacer es insistir cuando obviamente está todo perdido. Si ves que tu entrada triunfal no ha tenido éxito, si ves que vuestra conversación ha muerto, no fuerces. En serio, pasamos de ti, no es que no nos funcione Tinder.

09.jpg
Desayuno ganas de que te calles

Lo que puedes arriesgarte a hacer pero es posible que no te de buen resultado:

Echa un piropo. Ahí, con valor. Con originalidad. Que te haga quedar como un caballero atento, educado, detallista, ingenioso.

02.jpg
Cómo prosigue esta conversación lo descubriréis cuando escriba un post sobre hombres que se enfadan por Tinder

Si decides alabar la foto de alguien, asegúrate de verla antes.

También puedes empezar utilizando la frase que las mujeres hemos nacido para oír y que nunca nos decís lo suficiente:

07.jpg
Bueno bueno bueno, Alberto, pero qué gracioso eres, pero cómo me gustas. Casémonos ya mismito.

Si te llamas Alberto igual sientas ese irrefrenable deseo de amarme.

Otra de las cosas que puedes hacer para empezar una conversación es desear un buen día / mañana / tarde / noche / lunes / martes / domingo / merienda / cena / semana santa / vacaciones etc. Pero te arriesgas a lo obvio:

08.jpg
Al pobre le despaché en la primera frase, pero por inercia

Cierto es que no se puede ser así. Como consejo personal, te digo que no cojas un hábito como me ha pasado a mí. Prueba a ser amable, las personas lo agradecen.

Lo que sí debes hacer:

Empieza la conversación con un Gif. En Tinder hay millones, algunos verdaderamente maravillosos, y debes aprender a ser capaz de mantener un diálogo exclusivamente mediante Gifs. Confío en ti.

Te aconsejo usar Wifi, que una vez en una pelea de Gifs me quedé sin datos.

06.jpg
Así se entra, joder. Por la puerta grande.

No todo podía ser malo, no soy tan cruel con la masculinidad. Hay hombres en Tinder que me caen bien, y para que veáis que es cierto, aquí pongo un ejemplo de un buen inicio de conversación, que es posible que comenzara con un ¿qué tal? ¿de dónde eres?, pero que supimos superarlo:

10.jpg
Enaltecer y desenaltecer La Mancha me conquista

Todos estos consejos es posible que os lleven a la cima del éxito. También es bastante posible que no. Lo que quiero decir es que haced lo que os dé la gana, yo no tengo la sabiduría total ni sé qué es lo que le gusta a cada mujer que le digan. Porque como es posible que ya os hayáis dado cuenta, cada una te contesta una cosa distinta, y aunque yo no sepa, seguro que hay muchas que son capaces de proseguir con una conversación tras un ¿qué tal?. Todo es ponerse.

CONCLUSIÓN:

  • Hombre: Sé original. Sé capaz de sobreponerte al ¿qué tal?, pregunta otras cosas, cuenta algo. Sé majo.
  • Mujer: Sé original. Sé capaz de sobreponerte al ¿qué tal?, pregunta otras cosas, cuenta algo. Sé maja.
  • Persona no identificada con ninguno de estos dos sexos: Sé original. Sé capaz de sobreponerte al ¿qué tal?, pregunta otras cosas, cuenta algo. Sé maje.

CONCLUSIÓN FINAL:

  • Olvida todo lo que te he contado, no vale de nada.

Como este final ha sido muy intenso por mi parte, cosa que no me esperaba cuando escribí la primera palabra de este post, os dejo a un señor que va repartiendo amor por Tinder:

11.jpg
El susto que te llevas cuando Donald Trump te da un superlike.

10 Comentarios

  1. El carácter sexista del artículo es sin duda impresionante. Sólo espero que la autora lo lea en un tiempo y se avergüence de ver que se ha convertido en aquello por lo que imagino que lucha.
    Mi consejo sería chicos, las chicas no son princesitas esperando su príncipe azul, sino personas que buscan tener un rato agradable ya sea mediante conversaciones viajes sexo etc.
    Chicas, si os gusta un chico tomad la iniciativa, no hay nada más sexi que una chica con las ideas claras.
    Fdo: Un machote del patriarcado que no solo busca “pillar cacho” por tinder

  2. No sé si eres machista o pedante, pero nunca me ligaría a una mujer que piense así:
    “Las mujeres somos muy nuestras, nos han criado para esperar al hombre sin pronunciar una sola palabra y sin enseñar los dientes no vaya a ser que tengamos espinacas en las encías.”

  3. Venía con la intención de ver unos consejos para empezar en Tinder y no he aprendido una mierda. Te salvas porque me lo he pasado de puta madre con tu post 😂

    • ¡Gracias! Y me alegro, Andrés. Yo no soy nadie para dar consejos, así que espero que al menos estés preparado para lo que te viene.

  4. Coincido con Andrés, aunque no me lo he pasado de puta madre como él vaya, diría que moderadamente por los sarcasmos y estilo literario de relleno de artículos de relleno. Si no lo he entendido mal esto no es una cuestión de letras sino de cifras, que cualquier mujer, media o del montón como puedo ser yo mismo en tío, (aunque si, tiene su personalidad y es única en el mundo) tiene desproporcionadamente muchisimos mas matchs que su equivalente en tío, por lo que un tío debe hacer o decir cosas geniales para aprovechar los escasos 10 segundos iniciales que te prestará esa mujer o chica antes de que llegue otro pretendiente y captar su atención y acelerar su corazón mientras ciertos planetas se alinean ese día si estás de suerte y tu mierdóscopo te auspicia. No hay que rebanarse tanto la mente ni aprender tanto para entender que es una cuestión de desproporción, del poder y ego que da levantarse con 600 matchs en una mañana siendo mujer y levantarte con uno después de una semana siento hombre, después ademas de un mes con pocas oportunidades y todas pifiadas. Si fuera al revés quizás se hablaría del machismo de los hombres, pero ocurría exactamente igual, las mujeres deberían hacer malabares y decir cosas ingeniosas para cautivar en los escasos 10 primeros segundos que tendría a ese chico incauto que dio a match. Un hombre, desconocido, crearía un blog llamado me metí en tinder, diría que a los hombres nos han criado para dirigir el mundo, que no sean ellas las que hablen y que enseñes los dientes no vaya a ser que no seas Tom Cruise y etc etc. Hay que entenderlo, cuando tienes mucha demanda es normal que no puedas atender a la mayoría como es debido y que seas muy selectivo o escojas la mejor opción de entre las tropocientas que te llegan a todas horas. Es lo que haría cualquiera, sea hombre o mujer. Ésto no va de diferencias genéticas, y comportamientos sexistas, va de números. El resto es relleno y ponerle puertas al campo.

    • Joder, JuanAlcobendas, te veo dolido. Me alegro de que al menos hayas sacado todo eso que llevabas dentro durante tanto tiempo. Que Tinder te traiga mucha demanda y que la vida te otorgue tiempo para atenderla.

Deja un comentario que me enamore