Menos mal que he vuelto para enseñaros cómo debéis proceder para triunfar en esta app. Seguro que ahora mismo estáis en una espiral de vida sin matches. No os preocupéis, aquí he llegado para que todas y todos podáis ser los reyes y reinas de tinder.

Empezamos por el principio:

¿Qué es Tinder?

Es una app. Creo que solo se puede usar por móvil, pero los temas informáticos no son mi fuerte así que preguntad a vuestro informático de confianza.

Es una app, en efecto, con un solo objetivo: LIGAR. LIGAR. PETARLO LIGANDO.

Paso 1 – esta soy yo

Te eliges unas fotos aparentes, que te hagan parecer guay, mucho más interesante de lo que en realidad eres. Yo por ejemplo tengo unas que me hacen parecer la más viajada. Y están aprobadas por personas de mi confianza.

Estas fotos son tu ventana al mundo: LA GENTE TE JUZGARÁ POR ELLAS. Elige bien, compañera. Ya que nos van a juzgar, que nos juzguen de más de bien.

Paso 2 – un filtrito guapo

Elegimos nuestras preferencias. ¿Que nos gustan los hombres? Tinder, muéstrame hombres. Luego tinder te cuela alguna mujer, para que estés alerta.

¿Cómo de lejos quieres que estén? ¿Estás dispuesta a trasladarte 100 km para conocer a un tío que meeh? Yo estoy dispuesta a moverme exactamente 18 km. Y mucho es, exactamente desde Sol hasta Rivas-Vaciamadrid (lo he comprobado).  Y perdona pero aún así no pienso ir hasta Rivas. De todas formas, Tinder te la colará con personas a 2.000 km, porque, total, no vas a ligar estén donde estén.

Una vez me gustó un chico pero resultó ser de Ávila, así que hubo que cancelar la compatibilidad.

¿Qué edades quieres ver? Yo tengo un amigo que afirma debe ser n±3. Sin embargo, y únicamente para el propósito de la foto he ampliado márgenes al máximo. Pero no he investigado, y no estoy segura de tener el valor de hacerlo nunca.

02.jpg
Tinder te pone filtros pero no te asegura cumplirlos. Hemos venido a jugar.

Paso 3 – pasarela

Además de tus fotografías has añadido una pequeña (o no) descripción de lo que te plazca. Ahora sí, llegó la hora. A por ellos, oé.

Hemos llegado a mi momento favorito de Tinder: ver hombres pasar. Aquí os dejo varios ejemplos.

03.jpg
José tiene 27 años y los vaqueritos rotos. Es de Colombia y claramente está en Colombia, pero Tinder cree que podríamos quedar, quién sabe si en Rivas.
04.jpg
Daniel tiene 26 años, anillo de casado y una vida apasionante. Por eso quiere compartir con nosotras lo que más le define: su metro ochenta y seis
05.jpg
Tinder también te permite ver las fotos de alguien sin entrar en su perfil y leer sus mierdas. Para poder juzgar bien a gusto.

Paso 4 – ¿like?

Lo malo de Tinder es que no puedes ver pasar hombres por tu pantalla sin tomar una decisión sobre ellos. Para ver el siguiente debes decidir si te quedas para tu colección al que estás viendo en el momento. En la vida hay que tomar este tipo de decisiones dicotómicas, extremas, complicadas, necesarias: LIKE O NOPE. Debe sonar exactamente así (hay que dar al megafonito de abajo)

06.jpg
¿Será un NOPE?
07.jpg
¿O será un LIKE?

Paso 5 – it’s a match!

“¿Qué milagro pasa cuando los dos os dais un LIKE?” Pensará mi madre, que me lee. Pues mamá, ¡QUE ES UN MATCH!

Ya eres, por fin, compatible con alguien en esta vida. Pero solo lo sabrás si los dos os habéis dado un buen LIKE. Para celebrarlo, Tinder te anima a que hables con tu futuro marido, que lo compartas con tus amigos o que sigas seleccionando. Bah, si en realidad no te gustaba tanto.

08.jpg
Yo y Alberto se gustan
09.jpg
A ver qué pasa, dice.

Bonus Point – Superlike

Si te gusta mucho alguien puedes enviarle un SUPERLIKE. Sí. Es tan guay como suena. A esa persona le llegará una notificación que le informa que a alguien muy desesperado y posiblemente poco agraciado le has supergustado. Antes de juzgar sobre él, ya sabes qué ha juzgado de ti. ¡ALABADO SEAS, TINDER!

Cuidadito como los usas, que solo hay uno al día.

10.jpg
A Jorge le supergusté. Además tiene un bonito portal.

Y esta es la lección de mí hacia vosotros hoy. Espero que hayáis aprendido mucho. Y a todos los que ya tenéis tinder, pues os he recordado las nociones básicas, que nunca viene mal asentar conceptos. De nada.

Aclaro que preservaré la identidad de todas las personas que aquí aparecen y aparecerán. Sus caras nunca serán visibles, así como sus nombres si son demasiado identificativos y sus trabajos/estudios. Mi cara también me la reservo, ya que estamos.

Me despido con una cita de Álvaro, 25 años, musicólogo:

Muy mal se ha dado la cosa para terminar en Tinder
“Muy mal se ha dado la cosa para terminar aquí”

1 Comentario

Deja un comentario que me enamore